En la etapa del final del sistema capitalista, de la dolarización y hegemonía imperialista, LA FUNCION DEL PARO DE LA CGT HACIA LA CONSTRUCCION DE UNA NUEVA DIRECCION

Aquí en el país  como parte indivisible del SINCERAMIENTO DEL CURSO DE LA HISTORIA, nos preparamos para un PARO GENERAL DE 24 hs organizado por la CGT  principalmente y la CTA y los sindicatos, en condiciones sociales, políticas y económicas que están obligando a este gobierno sátrapa que solo en 5 meses de su gestión a pasar de ser un «candidato saltimbanqui» en las elecciones del año pasado a un fantoche que divaga políticamente en el mundo con discurso de un paranoico político expresión y representante de la etapa que vive la historia que es la del final del sistema capitalista, de la dolarización y la hegemonía del imperialismo.

Mientras que en lo esencial del programa político de aplicación éste está soldado a los intereses trasnacionales de las empresas imperialistas, entre ellas como eje los fondos buitres, Soros, Black Rock, etc. En síntesis,  son empresas extractivistas de las riquezas minerales, energéticas, marítimas, etc. que funcionan como una arteria única a través de imponer leyes que las benefician por decenas de años y no para algún desarrollo industrial, energético, etc. del país, sino que al revés, sin invertir para nada con objetivo de desarrollar el país, al mismo  tiempo no favorecen a la creación y desenvolvimiento de una “no nata” burguesía argentina. Desde Perón trata de existir y como clase lo es pero no decide en la economía política del país porque su relación con el centro mundial del sistema capitalista es la manguera ancha y larga que les permite extraer del país los fondos financieros externos libres de control, y que se calcula en 487 mil millones de dólares, es decir dos veces el total de la Deuda externa Argentina.

Mientras que la base de la economía nativa, de la circulación desde el mercado natural lo producen como natural al funcionamiento de un país que por su potencial no es “colonial, ni del Tercer Mundo dentro del sistema, y que se expresa abiertamente en la economía en que existen en la realidad de las 425 mil PIMES que se apoyan y construyen el 80% del mercado interno y son la base junto a un Estado que sostiene con su política  de desarrollo interno el trabajo y los puestos de trabajo  del 80%  de trabajadores del país.

A esa realidad tan combinada como desigual es que la política del peronismo burgués de desarrollo se ha apoyado durante estos 73 años, también zigzagueando entre un Estado de Transición social en la base trabajadora del país que liquidó la posibilidad del “bonapartismo” tanto como  no pudo conseguir instaurar un Estado Revolucionario de Transición aunque sí pudo la clase obrera peronista comunista posadista dar programas políticos de y para el país como LOS PROGRAMAS DE LA FALDA Y HUERTA GRANDE, los 26 Puntos de la CGT de Ubaldini, los 45 días del Gobierno de Héctor Campora (1973) que si lograba pasar los 60 días era un Estado Revolucionario como analizó J.Posadas, que hacen a las arterias y venas del curso real del pueblo argentino frente a la reacción conservadora que utilizó, golpes de estado, asesinato de 30 mil desaparecidos, etc., en representación de  los intereses de una oligarquía terrateniente que por necesidad de poder mantenerse con vida en un mundo en primaria revolución y las consecuencias el miedo que ello le producía, siempre transportaba parte de lo que la agricultura industrializada le produce como enorme ganancia, a pasar parte de ella a los “paraísos fiscales, como también a invertir en la industria y tratar de conseguir desde allí generar una naciente burguesía nacional, que insistimos “No Nata”, y que se expresa políticamente en la actualidad en la debilidad y sometimiento  en un parlamento que teniendo la posibilidad aplastante de diputados y Senadores que no son del gobierno aunque sí de centro y derecha como la UCR y el PRO (macrista) y algunos provinciales,  son  maniobrados por el gobierno de Milei que solo cuenta con 38  (15%) de la Cámara de Diputados y 7 (10%) en Senadores. Lo que los une es de fondo el MIEDO A LA CLASE TRABAJADORA que históricamente responde a ese “peronismo comunista” que analizó J.Posadas, pero que no tiene, no ha podido construir una dirección de clase en el seno de la vida político-parlamentaria. Solo los Sindicatos, la CGT, y la CTA representan de hecho un funcionamiento de POBS (Partido Obrero Basado en los Sindicatos), por más que ambas centrales tengan en su dirección a peronistas “justicialistas” como enganche político con el sistema.  

Solo de esa manera puede Milei tener una claque en ciertos- pero limitados-, círculos del sistema. Representantes no de «extremas derechas» sino de la DECANDENCIA DEL SISTEMA EN LA HISTORIA y que tirados al ruedo de un circo como expresión política de un sistema en desgracia final pone en función a la de los payasos como este Milei al frente de la formalidad (que el imperialismo lo sostiene “como la soga sostiene al ahorcado” Lenin) de una dirección económica que SE DEBE SINCERAR COMO EXPRESIÓN DEL ULTIMO RUGIDO EN UNA IRREAL FANTOCHADA queriéndose  identificarse con un León, noble animal que como todas las especies de la naturaleza solo mata para vivir, alimentarse en la natural cadena de ésta, mientras que éste Milei solo representa toda contracara de la vida del ser humano, de su naturaleza y función en la sociedad y el planeta.

Por eso, lo que expresa Milei en Argentina como antes Bolsonaro, o Novoa en Ecuador, y algún otro «piloto del barco del final de una etapa de la historia» es una condición que nada tiene que ver con una supuesta reaparición fascismo, nazismo, etcétera, de una derechización del curso, o entrega de los pueblos a la «Barbarie» que analizó Rosa Luxemburgo en 1919.

Pero al mismo tiempo, este curso aun en los que dicen representar «derechas conservadoras, etcétera» tienen que tomar medidas que van contra el funcionamiento de concentración financiera del sistema capitalista en su etapa imperialista y tipos o personajes como este Milei (nosotros lo analizamos hace años al mismo Hitler que era la avanzada del sistema en su etapa final donde la democracia burguesa ya no debía existir) no tienen posibilidad de estabilización, de apoyo social de la clase productora, porque no existe un Stalin y su socialismo en un solo país, ni una burocracia que trance con el imperialismo a través de la “coexistencia pacífica” mientras éste depredaba a los pueblos. Hoy están en el camino de una Nueva Economía, etc. que venimos analizando y que hay que apoyar porque es un camino abierto, no solo por la seguridad del pueblo soviético, chino y de sus direcciones políticas, sino de la inquebrantable lucha social que nunca ha bajado los brazos de hacerlo por el progreso colectivo, como lo pregona Putin y apoyado en las armas nucleares como disuasión a las agresiones imperialistas.

Esto lo vemos en Italia con la Meloni, o en Francia con Macron que más que nada grita su debilidad política y ausencia social de apoyo a su zigzag político en  permanente deterioro y donde V.Putin le pone los puntos sobre las ”íes” a su política. O  como hace unos días en un programa, que no pudo ser impedido de aparecer público por el gobierno argentino, en que a este Milei le hace una periodista representante de la BBC de Londres, nada inocente y que de hecho representa al imperio británico. En la entrevista televisiva lo  pone con el culo al aire a un presidente que balbucea respuestas y queda como un personaje (como realmente lo es y por eso la entrevista es escondida por la prensa nativa de Argentina), como un tipo que no sabe ni lo que cuesta un litro de leche en el país. O por otra parte, la intervención del presidente Lacalle de Uruguay que en  Argentina (Bariloche) en pleno cónclave empresarial de lo más rancio del país del círculo rojo que es mileinista, el presidente del Uruguay debe defender el papel del Estado Nacional.

Planteamos que son estas bases de la discusión que debemos hacer al interior nuestro como sacarlas, publicarlas, discutirlas en todos lados para ayudar a elevar la construcción de la Nueva Dirección, de los partidos comunistas, socialistas, sindicatos y su función política revolucionaria, movimientos sociales, culturales, del papel en esta etapa del nacionalismo al estado obrero que pueden jugar los militares etc. que sean la base estructural de la nueva sociedad, en cada país, región y mundialmente.

Como nos dejó para siempre en su pensamiento aplicando el marxismo revolucionario el camarada J.Posadas: ”El socialismo es una necesidad de la historia, de la vida.”

  1. MAYO 8 DE 2024

 

 

  

 

   

 


BALANCE DE LA MARCHA FEDERAL DEL 23 DE ABRIL