EL INTENTO DE MAGNICIDO A CRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHNER Y EL RESULTADO DEL PLESBICITO EN CHILE PARA LA NUEVA CONSTITUCIÓN

Salvador Allende y Cristina Fernández de Kirchner, símbolos y luchadores por una N ueva Sociedad
EL-INTENTO-DE-MAGNICIDO-A-CRISTINA-FERNANDEZ-DE-KIRCHNER-Y-EL-RESULTADO-DEL-PLESBICITO-EN-CHILE-PARA-LA-NUEVA-CONSTITUCIÓN

Sobre lo de Chile, no es ninguna sorpresa el resultado. No es un error fortuito sino reorganizado por el sistema, que desde hace tiempo que  entendió que no puede usar la fuerzas de los cuarteles salvo excepciones especiales (como fue en Honduras) pero sí utiliza el Poder Judicial y el atraso de las direcciones y los problemas sociales que sin elevarse en la capacidad cultural humana de las ideas y el vivir en armonía, terminan pesando en contra del progreso general a pesar de que puede tener o tengan una base de razón.   
Las preocupaciones socio culturales de las direcciones, honestas y revolucionarias, no siempre interpretan lo que el pueblo ve y necesita como soluciones urgentes que no pueden ser postergadas en nombre de las culturales o sociales democráticas en general. Por eso no es posible “calificar” de democrática y “avanzada” una Constitución porque encara problemas como de las nacionalidades, religiones, etnias, y condición de derechos mal llamados “igualitarios”, sino no van a lo que hacen a la lucha de clases, a la explotación de la fuerza del trabajo de mujeres, hombres, jóvenes y niños que hace esta sociedad diariamente, y se soslayan ejes centrales como es el nivel de vida en general, la vivienda, la salud, educación y fundamentalmente el PAPEL DE UN ESTADO que seudo democrático como la de la “democracia representativa” en general solo termina siendo un colofón del derecho capitalista imperialista de los medios de producción. Cuando una Constitución sea el brazo jurídico de UN ESTADO DE TRANSICIÓN REVOLUCIONARIO A UNA NUEVA SOCIEDAD.  
El tema del pueblo mapuche, que fue bastardeado como también se hicieron provocaciones o actos que hacían aparecer como dividiendo el país, creando una nación dentro de la de todo el pueblo de Chile que con sus luchas históricas del movimiento obrero, minero, campesino han labrado una estructura muy superior a los atrasos culturales en pleno Siglo XXI. Entonces una nueva Constitución debía partir de las raíces estructurales de la Nueva Sociedad y no de reflujo de las mismas condiciones anteriores de atraso y segregación social que ha sido previo a este curso revolucionario en Chile. Una condición que se repite en países con gobiernos de transición, como en México y el Tren que unirá el Sur del país, o que en Argentina lo siguen utilizando como una lucha particular étnica cuando en realidad es parte de la diaria lucha de clases y no de una región o cultura que ciertamente hay que defender pero desde el campo revolucionario porque el desarrollo de la historia y la vida los ha integrado en todo el mundo. Por eso ahí está el asesinato de Maldonado y otros compañeros en el Sur argentino, muy bien estimulado y utilizado por el sistema y el gobierno macrista neoliberal contra el progreso social de la inmensa mayoría de la población.  
No vivimos una etapa de reivindicar «tierras propias» para permanecer en el atraso cultural y sus derivados cuando esta lucha no tiene el centro en el PROGRESO COMUN COMO GENERO HUMANO que ES UNICA: LA LUCHA DE CLASES. Y la dirección  mapuche mal o infiltrada hizo decenas de acciones seguramente coordinadas por la reacción para utilizarlos contra el resto de la población obrera y campesina, pequeño burguesía que no siente que el problema de Chile pasa por «la nación mapuche» sino de todos los chilenos. Y esto también se dio en un «feminismo abstracto» en el que la lucha de clases desaparece y surge como una reivindicación- lógica y correcta de la mujer, pero que no debería ser contra el hombre, sino contra el sistema que las genera. Entonces-como pasó en Argentina con el derecho al aborto y se vio en los barrios, que apoyando a la lucha de Frente para la Victoria, no acompañaban y fue lo único en que las compañeras obreras no estaban de acuerdo, ni con Cristina, como era poner prioritariamente  el aborto libre y gratuito que pregonaban las «femenistas atrasadas» por sobre los problemas de los hogares y el rol de la esclavitud de la mujer. Los derechos democráticos deben ser también revolucionarios para ser una vía del progreso. 
Sobre ello las camaradas, Rosa Luxemburgo, Clara Zetkin, etc., podrían darles a esta política magnificas y claras lecciones. Pero pesa más el atraso como el sectarismo, y cuando se discute esto  aparece como la defensa del «machistas» cuando es todo lo contrario. El «machismo» no es del género humano SINO DE LA SOCIEDAD Y EL INTERES PRIVADO DEL USO DE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN DONDE SE GENERA EL PODER POLITICO Y ECONÓMICO PARA EXPLOTAR A LA SOCIEDAD QUE ES: DE MUJERES Y HOMBRES POR IGUAL más allá de que en general sean “hombres” o no tanto, los que dirigen los gobiernos. Ahora, tan asesino es un Pinochet como una Tatcher,  Hilary Clinton, Golda Meir, como Reagan, o Videla.  
Nosotros recordamos las «hermosas» manifestaciones feministas, derechos igualitarios etc., en Brasil cuando de fondo se lo sacaba a Lula de la cancha, y pocos miles iban en Sao Paulo y el ABC a defenderlo, y que parecía la clase media vigorizante y fuerte y terminó ganando un Bolsonaro que era todo lo que negaba a las manifestaciones. 
La historia se hace con guerras, muertes, asesinato como también con Beethovenes, Mozarts, etc.  
Esta pérdida electoral en Chile va a servir para elevar la discusión y la vida política de una capa social, en particular de REANIMAR LA VIDA DE LOS SINDICATOS, de la CUTCH, etc., que deberán encarar cómo sostener al gobierno de Boric para que no afloje o pueda naufragar en “la parálisis de la muerte de las ideas del progreso social”, como en parte nos está pasando aquí en Argentina donde ante un criminal intento de magnicidio el poder del Estado y sus instituciones está cuasi paralizado en lo que debería ser una reacción vigorosa y profunda a todas las instituciones, públicas y no públicas. En cuestionar el mal llamado “Odio” cuando en realidad es de clases, entonces no es grieta, ni “odio” a la persona sino a lo que ella representa y quiere, como pasa con la compañera Cristina Fernández de Kirchner..   
Y esa es la reacción genuflexa del gobierno al fallido intento de volarle la cabeza en mil pedazos a la compañera Cristina, pero que socialmente, sindicalmente está marcando “el ANTES Y DESPUES” y toda la política del “dialogo y una concertación” a lo del Pacto de la Moncloa en España (25/10/1977) que hace el gobierno de Alberto Fernández, en nuestra opinión, deben dejar el espacio para que avancen lo que quieren enfrentar político y socialmente con las armas de la clase trabajadora, en el país el peronismo comunista del movimiento obrero por sus relaciones de clase, como lo calificó J.Posadas desde 1947, para derrotar a la derecha coaligada hasta con los tipos infiltrados. No hay cortapisa en esto. El fallido magnicidio no terminó en el fallo, sino que abrió una puerta a la discusión QUE DEBE SER DE PROGRESO programático, sin sectarismo claro está, pero sin sostener cómo se aguantó durante más de dos años a Martín Guzmán el ministro que negociando terminó en ser parte de la política del FMI, y como siempre lo describimos, que nos enajenó a darle “legalidad” al robo descarado pocas veces visto en la historia y que el FMI violara sus propios estatutos, hiciera el préstamo unipolar más grande su historia, se robaran todos esos 47 mil millones de US$ y ahora se lo reconoció y por eso  la deuda contraída graciosamente al no haber fondos en dólares en el banco central, ahora “hay que aflojar acordar con la derecha y la oligarquía cerealera, darle más dólares preferenciales por las cosechas, etc., cuando a la industria le pagan el dólar exportación a menos del 20% por cada bien exportado una política de “acuerdos” que también es UN TIRO EN LA CABEZA DEL PROGRESO DEL PAÍS que Votó OTRA POLITICA EL 27 DE OCTUBRE DE 2019.  
Pero volviendo a Chile, creemos  que por ahora sí algunas direcciones se sienten derrotadas están equivocados porque lejos está de haberlo sido el curso abierto por el pueblo en las calles desde 2019 en particular pero también en su historia. 
Pinochet es una DICTABLANDA» dijimos y escribimos en 1986, y no era una frase al aire no!! Veíamos que esa asesina dictadura debía aflojarse para intentar sobrevivir y tuvo que conceder algunos beneficios a la población, y se debilitó la dictadura e hizo ver al imperialismo la necesidad de soltarle la mano y pasar a la conducción burguesa conservadora del país. Y en ese curso se creó una capa social que se benefició de muchas medidas en la economía que hizo, como casa-viviendas, etc. Y esto se vio en los municipios como por ejemplo, en el Congreso Latinoamericano de Cooperativas etc. realizado (1994) en Porto Alegre-Brasil, donde la delegación de Chile era favorable desde las comunas municipales 80% pinochetistas a 20 % en progresistas. Congresistas que defendían medidas de Pinochet había tomado y no eran reaccionarios sino BENEFICIARIOS de medidas de la última etapa de éste.  
Por eso es necesario ver el curso en toda su amplitud mundial y su expresiones regional o nacionales,  así es el proceso como lo definieron don León Trotski y J.Posadas: «Desigual y Combinado..», y nosotros como venimos escribiendo públicamente “vivimos la etapa DESIGUAL,  que no quiere decir per sé que sea reaccionaria, sino de revaluación de lo combinado para dar el salto dialéctico como se está produciendo, en nuestra opinión, en la intervención del Ejército Rojo en Ucrania en defensa de la Humanidad y la Paz haciendo “la guerra preventiva”, desde la Rusia de base social y una dirección soviética emergiendo.  
LC – 5 de setiembre de 2022.  
Fundación.j.posadas@gmail.com  
 
  Descarga
Homenaje al camarada Ulises (JavierUslenghi), 1940-2022