MALVINAS Y LAS GUERRAS EN LA ACTUALIDAD









Las guerras en la actualidad, como analiza y denuncia el actor francés: Omar Sy, muestra la hipocresía de un sistema capitalista y su sociedad de consumo que solo las caracteriza de acuerdo a sus intereses económicos y geográficos de ocupación. Pero  en la historia de la humanidad, en su origen, existió el comunismo primitivo que al perderse apareció lo que será una constante de todas los sistemas y sociedades. Ello ha sido siempre la de la disputa distributiva de lo generado por la humanidad pero en sociedades basadas en la apropiación individual del trabajo colectivo. Una condición que contradice el origen de la especie y su formación humana que se dio al modo de producción colectiva y distribución de igual forma. Una etapa base de la humanidad que organizaba su modo de producción y distribución y desde allí la organización de distintas etapas de la vida político social, conocido como  el comunismo primitivo. Esa humanidad no estaba “en guerra” con la naturaleza porque era parte de ella sino armoniosamente se organizaba, como lo hacían en lo que es hoy los EE.UU los pueblos originarios, pero también en África, etc. donde se mantienen  parte de esa forma de organización social. Su desaparición como sociedad organizada está en el ritmo del desarrollo de los medios necesarios para vivir, como en que ésta sociedad necesitó explicarse de dónde venimos y a dónde vamos. Y no en guerras o en formas de distribución superiores. 
Por el contrario, las sociedades posteriores se basan en la desigualdad social del uso de los bienes, alimentos, eliminando lo primitivo del comunismo original, de una sociedad distributiva individualista de todo lo que socialmente se produce para pasar retrógradamente en la explotación del trabajo humano por una clase con poder (las guerras es un poder) que necesitó, y necesita, imponerse sobre otros para el usufruto de su geografía y bienes territoriales. 
Como en la actualidad, y muy particularmente por la enorme importancia estratégica funcional del mar del sur patagónico en América del Sur, cuando el 3 de enero de 1833 invade territorio Argentino de Las Islas Malvinas en un inaudito acto de Guerra expulsando a los pacíficos nativos argentinos que allí se hallaban por las armas del colonialista imperialismo Ingles. Y que hoy y hace 190 años los pueblos libres del sur recordamos en honor de las usurpadas Islas Malvinas, que son parte de la nación Argentina y  geográficamente de América latina.  
 Pero más allá de intentar hacer comparaciones o justificaciones acerca de las guerras y que no siempre pueden o tienen basamento histórico y menos legítimos de acuerdo al desarrollo materialista dialectico de la historia,  está la definición de ellas y del porqué de las guerras que hizo un ilustre militar prusiano que en magistral forma práctica lo expuso  en el Siglo XIX: Carl von Clausewitz (1792-1831) cuando dijo “LA GUERRA ES LA CONTINUACIÓN DE LA POLITICA POR OTROS MEDIOS”. 
Basta hacer un breve repaso histórico del Siglo XX a la actualidad y partiendo de las II guerras mundiales del siglo XX, como todas las parciales que se desenvolvieron en Asia, Medio Oriente, América latina. Como explicara no ser una clara “expresión de la política por la vía de la guerra”, la presencia de EE.UU. en Vietnam a decenas de cientos de kilómetros de sus fronteras que nunca estaban en riesgo alguno, o después en Irak, Afganistán, Siria, etc. o para los latinoamericanos, como siempre recuerda el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por el dolor nunca redimido de su nación al haber perdido más de la mitad de su territorio a manos de los EE.UU que lo obliga a “vender” su territorio invadido militarmente, en el tratado de Guadalupe Hidalgo(2/2/1848), su territorio legítimo.  
Y en la actualidad del bloqueo a Cuba y Venezuela en América Central. 
Por eso es para reflexionar lo que plantea el actor francés Omar Sy, de claro origen africano, y su crítica conque en forma desigual se ve y encaran las guerras de acuerdo a la vida humana y como ello es parte de la política el mundo capitalista imperialista de cómo tratar “las guerras”.  
Planteamiento de este actor Omar Sy, que debe ser tomado por los pueblos como un llamado a rebelarse ante la injusticia de las guerras imperialistas organizadas y ejecutadas por quienes desde sus gabinetes o bufetes de gobierno o empresariales, solo lo hacen en sus intereses. La política debería superar ese proceso pero, en mi opinión, para que ello suceda deberá primero haber una revolución cultural, social y político-económica, que cambie las relaciones de fuerzas en este sistema y su sociedad mundial en crisis generando el amplio espacio para La Paz mundial construyendo una Nueva Sociedad.
León Cristalli  – enero 3 de 2023 – fundación.j.posadas@gmail.com
CHINA POPULAR, RUSIA Y LA REVOLUCIÓN PERMANENTE: DE DENG XIAOPING A XI JINPING Y DE GORVACHOV Y YELTSIN A PUTIN